El primer encuentro vecinal sobre turistización empieza ya en Sevilla

COMUNICADO DE PRENSA

Este viernes arrancan unas jornadas, organizadas por entidades ciudadanas, que analizarán qué repercusiones está ya teniendo el incremento de turistas en nuestra ciudad. Una “invasión” muy relacionada con la acelerada proliferación de viviendas turísticas; y que, mientras es celebrada por empresarios y ayuntamiento, al vecindario empieza ya a preocupar, muy especialmente por la subida de los alquileres.
Sevilla, 15 de noviembre de 2017.
Arranca ya ENTRA Sevilla, el Encuentro sobre Turistización, Resistencias y Alternativas, que se extenderá hasta el domingo. Este encuentro ha sido organizado por entidades y espacios sociales de la mitad norte del casco histórico, una de las zonas de Sevilla que más sufren ya los perjuicios de la turistización: la Asociación Vecinal del Casco Norte “La Revuelta”, la Casa Grande del Pumarejo, Tramallol, el espacio Lanónima, el Huerto del Rey Moro y el Centro Okupado, Autogestionado y Feminista “La Revo”.

El ENTRA empieza con una mesa redonda sobre consecuencias del turismo urbano y prácticas de gestión y control del mismo. Tendrá lugar de 17 a 18:30 hs. en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Sevilla, con participación de especialistas locales junto con otros venidos de las universidades de Lisboa, del País Vasco y de las Islas Baleares.

Las jornadas continuarán esa misma tarde en la Casa Grande del Pumarejo, de 18:30 a 21 hs., con experiencias de personas vinculadas a la actividad turística, sea como comerciantes, trabajadoras del sector o afectadas por la turistización en Sevilla, al haber sido expulsadas de sus viviendas por convertirlas sus dueños en pisos turísticos.

El sábado por la mañana el ENTRA se traslada al Palacio de los Marqueses de la Algaba, de 10 a 14 hs., donde se pondrán en común experiencias y alternativas con colectivos llegados de todo el estado. Entre otros, el Sindicato de Inquilinos de Barcelona y asociaciones vecinales del Albaicín (Granada), Lagunillas (Málaga), Lavapiés (Madrid), Vallcarca (Barcelona) o de los centros históricos de Palma de Mallorca y San Sebastián.

A la hora del almuerzo se vuelve a la Casa Grande del Pumarejo, donde podrá disfrutarse de una comida popular. Y allí mismo, de 17 a 20 hs., se debatirá sobre diferentes aspectos de la problemática entre personas de las iniciativas vecinales de resistencia invitadas y las demás participantes.

El domingo por la mañana, de 10 a 12 hs., de nuevo en la Casa Grande del Pumarejo, se esbozarán líneas estratégicas comunes y acciones para seguir para afrontar esta amenaza a nuestros barrios, a nuestros vecindarios.

Finalmente, el ENTRA Sevilla se rematará con un paseo guiado por la zona norte del casco antiguo, seguido de una nueva comida comunitaria.

Y todo esto se dará al poco de que el ayuntamiento haya presentado el nuevo Plan Turístico para la ciudad, desde el que gobernantes y empresarios abogan por extender el fenómeno también hacia la mitad norte del casco antiguo. Algo que, visto lo sufrido en otros barrios de muchas ciudades, ha sido recibido con intranquilidad por entidades y vecindario de esta zona de Sevilla.

Anuncios

PROGRAMA – ENTRA

cartel entra copia 150.jpg

Viernes 17/11/2017

Sala Diego Angulo, Facultad Geografía US

17:00 – 18:30_ Mesa redonda: Investigaciones y prácticas recientes sobre turistización.

Ángela Lara, Agustín Cócola, Ibán Díaz, Marc Morell

Casa Grande del Pumarejo:

¿Cómo nos afecta la turistización?

18:30 – 18:45_ Presentación de las Jornadas por organizadoras del encuentro.

18:45 – 19:00_ Introducción al tema: Luis Berraquero, antropólogo investigador sobre turistización.

19:00 – 21:00_ Dudas, contradicciones, ¿Turistización o barbarie?

CAPISE, COAF La Revo, Comerciante Santa Cruz, desalojada por piso turístico.


Sábado 18/11/2017

Palacio Marqueses de la Algaba:

¿Qué está sucediendo en nuestros barrios y qué respuestas le están dando en otras partes de la península?

10:00 – 10:30_ Introducción al día: resistencias y regulaciones, ¡habrá que poner freno! Amalia Vahí, geógrafa.

10:30 – 11:30_ Contexto institucional: Jaime Jover, geógrafo investigador sobre turistización.

11:30 – 12:00_ Descanso

12:00 – 14:00_ Resistencias vecinales.

Sindicat Llogaters (Barcelona), Assemblea Vallcarca (Barcelona), Lavapiés ¿Dónde vas? (Madrid), Lagunillas (Málaga), Ajuntamiento Albaicín (Granada), Casco Viejo Donosti, Ciutat per qui l’habita (Palma), PAH Sevilla

 

Casa Grande del Pumarejo:

14:00 – 17:00_ Comida popular

17:00 – 20:00_ Espacio abierto – Debatiremos sobre diferentes temáticas junto a las personas de las resistencias vecinales invitadas.

20:00 _ Actividad lúdico-festiva en espacio Lanónima, con Dj Ion Dinanina


Domingo 19/11/2017

Casa Grande del Pumarejo:

10:00 – 12:00_ Esbozando conclusiones / líneas estratégicas

12:00 – 14:00_ Acción simbólica-paseo guiado: “Sevilla tiene dos partes, dos partes bien diferentes…” salida desde el Pumarejo.

Tramallol:

14:00_ Comida popular, despedida y cierre.

Actuaciones: coro dominguero y Pablo Hoyos.


¡¡Os esperamos!!!

Acerca del turismo, y del turismo de masas

Hay muchos tipos de turismo, igual que hay muchos tipos de personas que viajan. Desde que hace unas semanas comenzamos las noticias en este blog con motivo del encuentro, ocasionalmente nos hemos referido al contexto turístico actual en Sevilla como “turismo de masas”. Esta es una expresión extendida y comúnmente conocida, que define un turismo exacerbado y que conlleva algún tipo de presión sobre los territorios que lo soportan. A priori, la turistización es una consecuencia sobre nuestras vidas de este tipo de turismo. Sin embargo, dentro del proceso de organización de ENTRA Sevilla, nos hemos parado a reflexionar sobre la conveniencia del término.

La expresión “turismo de masas” tiene un fuerte componente de clase. El término se generaliza desde mediados del siglo XX, cuando progresivamente las clases trabajadoras pueden costearse unas vacaciones lejos de su lugar de residencia. En cierto sentido, el turismo de masas podría ser la combinación de los resultados de décadas de lucha obrera por la mejora de las condiciones laborales, junto a cierta modernización en las comunicaciones e infraestructuras en la etapa en la que el sistema capitalista transita de la producción al consumo. Para muchas personas, la posibilidad de viajar, aunque fuese a poca distancia de su hogar, supuso una conquista que anteriormente solo disfrutaban las clases adineradas. El concepto de turismo de masas podría representar la democratización del ocio vacacional; tanto es así que en Benidorm se han planteado solicitar a la UNESCO la declaración de Patrimonio Mundial con base en este argumento (http://www.abc.es/cultura/abci-benidorm-trabaja-para-demostrar-5511404527001-20170718023041_video.html). Anécdotas a parte, el uso actual del término turismo de masas en Sevilla puede llevar a equívocos: no es que prefiramos un turismo exclusivo, centrado en la atracción de personas de alto poder adquisitivo. No se trata del tipo de turismo que queremos, se trata de que el existente está desbordando la capacidad de la ciudad para absorberlo, afectando directamente a nuestras vidas y relaciones cotidianas. Si tuviéramos que buscar nuevos apellidos para este fenómeno en nuestros barrios, podríamos hablar de turismo intensivo o frenético. De todo ello, y más, hablaremos la semana que viene en ENTRA Sevilla.

No se trata (solamente) del turismo de masas, se trata del derecho a la vivienda y a la ciudad.

 

Durante los últimos meses el concepto turismofobia ha saltado a la palestra. Los medios de comunicación lo repiten constantemente para referirse a las reivindicaciones de diversas plataformas y asociaciones vecinales que, en las principales ciudades turísticas de la península, denuncian los efectos que el turismo de masas provoca en sus barrios. La fobia, como el miedo, tiene una connotación abiertamente negativa. No es casual que los grandes medios de comunicación hayan acuñado un término que pone el énfasis en una suerte de odio hacia el turismo. Estos medios se alinean con los intereses de las clases dominantes, que en el contexto actual están representados por el modelo productivo fundamentado en el turismo que los gobiernos estatal y autonómicos sostienen y los grandes empresarios del sector.

Al poner énfasis en la fobia hacia el turismo se hace una parábola discursiva similar a la que se produce cuando se habla de la regeneración urbana de una zona degradada, en tanto que regenerar evoca a un enfermo que hay que sanar. Mediante esta técnica se desvía la atención de la cuestión principal, que en el caso que se comenta no es solamente el turismo de masas, sino también la vivienda. Hace unos días conocimos que el 20% de las viviendas del centro histórico de Sevilla ya son pisos turísticos (http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-sevilla-tiene-46000-viviendas-vacias-10000-uso-turistico-8500-son-irregulares-20171024150413.html). En total existen 10.000 en toda la ciudad y solamente el 15% están regularizados. Y, aunque no existen datos oficiales, es más que probable que la buena parte de la oferta de pisos turísticos esté controlada por unos pocos, como ocurre en Madrid, donde la mitad de la oferta la concentra un 20% de propietarios (http://www.eldiario.es/madrid/propietarios-concentra-oferta-turisticos-Madrid_0_700630807.html). La turismofobia es el maquillaje que manufacturan aquellos que buscan deslegitimar la protesta y no quieren reconocer que el problema es la injusticia social derivada de un modelo de turismo contrario a la ciudad, entre otros aspectos por las consecuencias que produce en el mercado de un derecho fundamental como la vivienda.

carrito.jpg

Antonio Muñoz, Delegado de Hábitat Urbano de alguna Sevilla lejana

El turismo genera empleo y riqueza. Desde las administraciones públicas se repite incansablemente que gracias al turismo nuestra economía vuelve a ser tan boyante como antes de la crisis. Sin entrar a valorar la precariedad e inestabilidad laboral sobre la que se asienta dicha afirmación, la noticia de la redacción de un nuevo Plan Turístico para Sevilla (fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía) que se ha publicado hoy requiere resaltar varias cuestiones desde la perspectiva vecinal.

 Screenshot_1

Aquí la noticia

Tras una reunión con empresarios del sector turístico de la ciudad, el Delegado de Hábitat Urbano ha avanzado algunos aspectos clave del Plan Turístico y ha afirmado que “Todavía no estamos en una situación como Venecia o Barcelona, donde hay quejas de los vecinos […]”. Se olvida de nuestra reciente campaña contraria a los efectos del turismo de masas en Sevilla y del próximo Encuentro sobre Turistización, Resistencias y Alternativas que alojaremos en unas semanas. Además, cabría recordarle al Delegado que si solo se reúne con empresarios, no puede saber qué opinan las vecinas, porque (como en el caso de las condiciones laborales) con frecuencia los intereses son muy distintos y entran en conflicto. Y buena prueba de ello es una de las propuestas del nuevo plan: abrir nuevas rutas y expandir el turismo (de masas, en el contexto actual) hacia nuestros barrios, citando Antonio Muñoz expresamente Triana y el Casco Norte. Es decir, “aumentar la experiencia del turista” a nuestra costa. Que sepa el Delegado que no nos creemos el mantra de que el turismo crea riqueza, y que nuestros barrios y vidas no son mercancía que sus colegas empresarios puedan apropiarse y comercializar.

¡Las calles son para quienes las habitan!

Sevilla, la mejor ciudad para resistir la turistización en 2018, según sus Vecinas y Vecinos

La noticia de la selección de Sevilla como uno de los mejores destinos en el mundo para visitar en 2018 ha sido ampliamente celebrada entre los próceres hispalenses, tanto el Consistorio como empresarios y medios de comunicación. La designación se produce en un momento de incremento rampante de turistas, que cada año bate su propio récord. El turismo de masas, que asociábamos al sol y la playa, se expresa abiertamente por nuestras calles. Tanto que ha empezado a afectar a las vecinas y vecinos de los barrios más concurridos, aquellos del centro histórico, Triana y zonas cercanas, de distinta forma: especulación y desplazamiento forzoso por aumento de rentas, incremento generalizado de los bienes básicos, molestias en el descanso, proliferación de viviendas para uso turístico, etcétera.

Por eso, junto con la designación de Lonely Planet, nosotras declaramos 2018 como el mejor año para resistir al turismo de masas y sus efectos en nuestras diversas vidas, las de aquellas que habitamos la ciudad, las que componemos el escenario de relaciones humanas sin el que Sevilla no sería el destino ideal que aquella empresa dice que es. Y para ello, empezamos la temporada debatiendo y proponiendo con ENTRA, el Encuentro sobre Turistización, Resistencias y Alternativas a celebrar entre el 17 y el 19 de noviembre.

 

Screenshot_1.png

 

Fiesta del 21 Octubre: ¡Gracias!

Desde el buenísimo sabor de boca que se nos quedó el sábado a todas, queríamos dar las gracias por el buen ambiente, la auto-organización y el apoyo recibido: desde las comidas hasta las pancartas, desde el mercadeo hasta las inscripciones, un barrio que se une para organizarse, convivir y fortalecer vínculos contra la turistización.

En el Encuentro del 17, 18 y 19 de noviembre generaremos redes con otros barrios y ciudades, compartiremos resistencias y conoceremos otras luchas.

¡¡Nuestras barrios no se venden, se defienden!!